Rompiendo Mitos. Ese gran desconocido”Síndrome de Diógenes”

Rompiendo Mitos. Ese gran desconocido”Síndrome de Diógenes”

Desde Censad Conciliación familiar y Servicios sociales queremos dedicar especial atención a un colectivo en auge en los últimos tiempos el cual consideramos desde nuestra actividad como un colectivo muy vulnerable y susceptible de intervención social.

Por ello hoy vamos a hablar de la necesidad de la intervención social con aquellas personas que padecen el “Síndrome Diógenes”, el cual se define como:

“Trastorno del comportamiento que afecta por lo general a personas de edad avanzada, aunque no necesariamente, y que viven solas”

Esta patología se caracteriza por el total abandono personal y el importante desarraigo social de la persona, lo que le lleva a un aislamiento absoluto, aparentemente voluntario, en su domicilio, con el consiguiente descuido tanto de sí mismo como de su entorno más inmediato, es decir su vivienda, en la cual acaba acumulando importantes cantidades de basura de lo cual no acaba siendo plenamente consciente, habiendo una total alteración de la percepción de la realidad.

Socialmente este trastorno es conocido como “el hecho de que alguien acumule basura en su domicilio”, pero va mucho más allá.

Desde mi perspectiva profesional, prefiero enfocar este hecho de la acumulación de basura como la consecuencia, por excelencia, de una situación que, por diferentes aspectos multifactoriales, una persona se ve inmersa.

No cabe duda, a mi modo de ver, que cualquier persona podría llegar a padecer este trastorno pero también es verdad que, se suele dar en determinados perfiles de personas, sobre todo en aquellas que tienen como denominador común el ser solitarias y, las cuales, se encuentran en un momento de su vida en el que dicha soledad le lleva a aislarse de tal manera que rompen todos sus vínculos más cercanos y todo lo que implica cualquier forma de relación con el exterior de sus viviendas y, con la sociedad en general. Ello, conlleva por tanto, un desorden a nivel personal -higiene, medicación, alimentación, control médico…- y la no necesidad de limpieza ni orden del hogar en general, unido a la acumulación de cosas y desperdicios y, agravado por la falta de necesidad para, en la mayoría de los casos, de salir de su hogar.

Ya en 1960 se realizó el primer estudio científico de este patrón de conducta, y es cuando se le asigna en 1975 el nombre de síndrome de Diógenes, irónicamente claro, por hacer referencia a Diógenes de Sinope, filósofo griego que adoptó y promulgó hasta el extremo todo lo contrario, es decir el ideal de no necesitar en el dia a dia  de material alguno, por tanto y, desde el punto de vista histórico y conceptual, la acumulación de cualquier tipo de cosas es, lo contrario a lo practicado por el citado filósofo.

En conclusión, la persona que sufre este trastorno se caracteriza a priori,  por su aislamiento social, llegando a posteriori a recluirse totalmente en su propio hogar, además de desatender absolutamente la limpieza del mismo y todo lo relacionado con su cuidado e higiene personal.

Por tanto y, por lo general, suelen ser personas que aun no estándolo, se sientan solas por diferentes causas como por ejemplo el no haber superado la muerte de algún ser querido, o por alguna otra situación desagradable que ha desencadenado en algún tipo de cuadro depresivo y que le ha llevado a aislarse de su entorno en general.

En algunos casos se ha llegado a decir, que la situación económica puede alentar este trastorno pero, no es un factor clave, pues existen casos en personas de muy alto nivel socioeconómico y carreras profesionales brillantes, que lo padecen. En definitiva, entendemos que es la soledad el principal factor que parece desencadenar el presente trastorno. Teniendo en cuenta que cada caso es diferente, destacar que, en los casos en los que nos hemos encontrado con este síndrome y, en los que se encuentran por ejemplo, dos personas de edad avanzada que conviven juntas, es una la que ha arrastrado a la otra a dicha situación. Destacar que diferentes expertos asocian el incremento del numero de casos con el presente trastorno al aumento progresivo del número de personas mayores que viven solas.

En relación al tratamiento, lo más importante desde nuestra perspectiva profesional, en el campo de lo social, es que se pueda establecer una intervención socio-sanitaria adecuada en la que interactúen diferentes equipos interdisciplinares, destacando los primeros pasos a dar:

  • La Detección precoz de los posibles casos de riesgo
  • Conocer la situación de forma rigurosa desde los diferentes ámbitos de actuación, para poder realizar un diagnostico y establecer pautas adecuadas de intervención
  • Trabajar en Colaboración con los diferentes agentes sociales

Destacar, que desde mi perspectiva profesional por la elevada experiencia que desde la entidad en la que trabajo, Censad Conciliación familiar y Servicios sociales,  nos avala en cuanto a la intervención social con el presente colectivo. El mayor obstáculo para trabajar con estos pacientes es la falta de aceptación de su situación unido a la negación y rechazo directo de cualquier tipo de apoyo o ayuda social.

Por ello desde Censad Conciliación familiar y Servicios sociales se desarrolla un programa de intervención ajustado a las características de las diferentes situaciones relacionadas con este perfil de usuario y, tras, establecer un diagnóstico adecuado a cada situación, LA AYUDA A DOMICILIO, gestionada desde nuestra entidad, se ha convertido en el recurso por excelencia en la intervención y el apoyo hacia estas personas, eso sí, siempre en colaboración con los distintos profesionales del sector como pueden ser el médico, psiquiatra, psicólogo y como no, con la  inestimable colaboración en el trabajo de coordinación con las trabajadoras sociales de los diferentes organismos oficiales.

Desde Censad Conciliación familiar y Servicios sociales y, ya para terminar, destacar que nuestro objetivo por excelencia en la intervención con el presente colectivo se dirige a conseguir, la mejora de la calidad de vida del usuario desde un enfoque de temporalidad en su domicilio mientras el usuario pueda permanecer en el mismo y no requiera el uso de otro tipo de recurso.

                                                                                                                                                Aranzazu Rodríguez Suárez    Trabajadora social y Gerente de Censad

 

 

Censad
info@censad.es